Comunicado de la Academia Cubana de la Lengua

Con profundo pesar comunicamos a todas las Academias miembros de ASALE que acaba de fallecer en esta ciudad que él tanto amaba, su ciudad, nuestro numerario, el doctor Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad de La Habana, quien como muchos conocen, no solo hizo una obra monumental por ella sino además, asumió el enlace del Estado cubano con esta corporación, a quien dotó de cuanto recurso material e inmaterial resultase necesario para su vitalidad y funcionamiento. Somos en gran medida, gracias a él.

El dolor que nos embarga es profundo. Sin dudas, una pérdida sensible que superaremos como su memoria merece. Su impronta que nos envuelve será el mejor acicate para sobreponernos y seguir nuestra labor.

Junta de Gobierno

Academia Cubana de la Lengua

Homenaje a Eusebio

¿Qué voy a hacer por La Habana?
Después de una guerra enorme, en la que logró vencer, a puro coraje, muchas batallas, se nos ha ido el compatriota Leal que ha sido Eusebio.
Hizo mucho por la gente, por el país, por poner el nombre de nuestro archipiélago en el mundo, y por eso, en su despedida, habrá agradecidos y discursos.
Más allá, habrá que aplicarse, teniéndolo por modelo, a las tareas para el próximo y los próximos aniversarios de La Habana, su ciudad. De manera que hoy, en medio de esta plaga de COVID 19, el homenaje más justo que podríamos hacer a este amigo que se va sería preguntarnos, cada uno de nosotros, ¿qué voy a hacer por La Habana?
Marlen Domínguez
Miembro de Número
De la Academia Cubana de la Lengua

Novedades del BRAE

En el recientemente publicado Cuaderno CCCXXI de la colección del Boletín de la RAE (BRAE) correspondiente al periodo enero-junio de 2020, aparece el artículo «Los ismos nacionales de la lengua española» de Francisco Moreno Fernández, que nos propone la misión de repensar el panhispanismo en el diccionario académico.

 

Parte de la trascendencia del XVI Congreso de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), realizado en noviembre de 2019, radicó en el anuncio de que la vigésima cuarta edición del Diccionario de la Lengua Española sería completamente digital y panhispánica y recogería, «sin límite de espacio, la riqueza de la lengua española y su vastedad geográfica».

La primera edición del DLE XXIV está pensada para 2026, en conmemoración de los trescientos años de la salida del primer tomo del llamado Diccionario de autoridades, obra fundacional de la Real Academia Española.

 

Para la elaboración de este novedoso repertorio lexicográfico tiene especial interés la publicación de «Los ismos nacionales de la lengua española» de Francisco Moreno Fernández, que analiza el curso histórico de la presencia de este tipo de palabras en el DRAE, así como ofrece fuentes y guías metodológicas para su inclusión con equidad en la próxima edición.

 

Pero ¿qué es un ismo y por qué es importante su definición para la elaboración del Diccionario de la lengua española? Definido como ‘uso lingüístico propio o característico de un territorio, un grupo social o una actividad determinados’, la inclusión del conjunto de ismos de cada país hispanohablante en los diccionarios académicos ha sido objeto frecuente de críticas, y es preciso resolver los problemas que ello plantea para la edición XXIV.

Moreno documenta la presencia de voces locales y regionales de la Península en el diccionario académico desde tempranamente, y de las americanas a partir de 1884, en que se acuña el término americanismo y aparecen marcas geográficas como América, Antillas, Cuba, Filipinas, Colombia o Méjico.

A pesar del incremento paulatino de este tipo de voces, se ha mantenido la falta de «una reflexión profunda sobre el concepto de variación léxica y un desarrollo metodológico capaz de dar un tratamiento adecuado a esa variación en el medio lexicográfico».

Los avances logrados posteriormente pusieron a discusión los conceptos de americanismo y españolismo: la falta de rigor científico en el tratamiento del primero, las dificultades conceptuales derivadas de la discusión sobre si el diccionario normativo de una lengua debía marcar las voces del lugar de su origen histórico y las metodológicas de identificar la exclusividad geográfica de uno y otro.

Aparición de la marca América en el Diccionario: 1884

Aparición de la marca España en el Diccionario: 1992

 

En este artículo del BRAE se analiza la diferente presencia de unos y otros términos en el diccionario del español en cuanto a las razones ideológicas y metodológicas que la motivan.

 

A pesar de que la XXIII edición (2014) tenía la intención declarada de ser «un diccionario general, de referencia y utilidad para toda la comunidad hispanohablante, con representación de los usos propios de cada uno de sus territorios más amplios, hasta alcanzar un grado de equivalencia entre variedades difícilmente imaginable hacía tan solo cincuenta años», el hecho es que las marcas regionales aparecen como inexactas, tienen diferente representación las provincias, regiones y áreas de América en relación con las de España y, lo que es más difícil de resolver, los lemas marcados para un país solo corresponden a algunas zonas de su geografía.

 

Habiendo avanzado, sin embargo, en la consideración del «espacio hispanohablante como un ámbito de intercambio cultural y comercial» entre los países que lo integran, las Academias de la Lengua Española han buscado soluciones a estas desigualdades, y han acordado «prescindir de la etiqueta Am.», «una revisión profunda de las voces regionales de España, para respaldar su presencia con una documentación fidedigna, como ya se hace para la incorporación de nuevas voces nacionales».

En lo metodológico, Moreno propone como pregunta científica de base la siguiente: «¿cómo es posible ocuparse de las áreas hispánicas como un conjunto cuando no se tiene información equiparable de todas sus partes?» y arguye sobre la urgencia y pertienencia de contar con los medios y los datos adecuados, metodológicamente comparables, logrados en estudios de diferente objetivo y alcance (diferenciales, integrales, complejos), para lo cual han de seleccionarse las fuentes más productivas de datos, y completar las tradicionales y de corpus con las encuestas dialectales.

El autor argumenta esta proposición con ejemplos de datos concretos obtenidos del proyecto Varilex (Variación léxica del español en el mundo), concebido por Hiroto Ueda en los años 90 y que ha tenido continuación y ampliaciones hasta 2016.

Usted puede participar en la encuesta al responder preguntas como esta:

imagen2

¿Cómo le llama usted a un juguete de papel recortado y doblado en forma de aspas que se fijan con un alfiler a un palito y que giran accionadas por el viento?

 

 

 

 

 

 

Moreno demuestra que «la base Varilex-R ofrece unas condiciones adecuadas para proceder al análisis cuantitativo de las diferencias y semejanzas entre los usos lingüísticos de todos los países hispánicos», ya que puede dar respuestas a las interrogantes acerca de «¿cuántas voces comparten los territorios que conforman el espacio hispanohablante, de una forma general y parcial?» o «¿cuál es el número de ismos nacionales que aparecen para cada territorio?». Estos datos pueden compararse con los recogidos en las últimas ediciones del diccionario académico.

Ejemplo:   Cubanismos en el DLE (2014): 2675

Cubanismos obtenidos de la encuesta de Varilex R (2016): 322

Con independencia de la fuente, Cuba se destaca por ser un país productor de ismos.

 

Moreno hace balance de pros y contras de las encuestas dialectales, enfatizando sus ventajas, y caracterizando resultados de ellas con utilidad lexicográfica, de validez para los medios de comunicación y para el comercio.

El autor demuestra obligada «la aplicación de métodos y técnicas más ambiciosos y potentes» para la delimitación de los ismos y concluye que, en la medida en que «la variación es intrínseca a la lengua, [y] toda proyección social de la lengua puede verse afectada por su variabilidad», tal condición requiere del lingüista «una labor constante de recopilación y análisis, si se quiere contar con una imagen actualizada y fiable de la dinámica dialectal del español.»

El artículo es muy sugerente para todas las academias, empeñadas en la elaboración de la edición vigésima cuarta del Diccionario de la lengua española.

El director de la RAE y presidente de la ASALE visita la Academia Cubana de Lengua

El director de la RAE y presidente de la ASALE, Santiago Muñoz Machado, visitó el sábado 15 de febrero en horas de la mañana la sede de la Academia Cubana de la Lengua (ACuL), sita en el Edificio Santo Domingo en la Habana Vieja. Para la ocasión, fue recibido por el director de la corporación cubana, Rogelio Rodríguez Coronel, y por su junta directiva. Posteriormente, se dirigió al Palacio del Segundo Cabo donde asistió a la sesión plenaria de la corporación.

En la reunión de trabajo, que estuvo presidida por el director de la ACuL, su vicedirectora, Elina Miranda Cancela y su secretaria, Nuria Gregori Torada, participaron académicos numerarios y, como invitados, los integrantes del Capítulo Cubano de la Red de Egresados de la Escuela de Lexicografía Hispánica. Leer más …

Subasta de palabras

La Academia Cubana de la Lengua se encuentra enfrascada en colaborar para avanzar en el Nuevo Diccionario Histórico de la Lengua Española, un esfuerzo de investigación que aparece para ser consultado en www.rae.es.

Es nuestra tarea documentar en textos el uso de ciertas palabras en algunos significados específicos, propios de Cuba. Hasta ahora hemos encontrado, por ejemplo, acordeón. Leer más …

La Academia finalizó las jornadas por el Día de la Cultura Cubana

El pasado 29 de octubre, la Academia Cubana de la Lengua finalizó las jornadas por el Día de la Cultura Cubana con una mesa de homenaje al Dr. Roberto Fernández Retamar, fallecido el 20 de julio del presente año.

En el panel, que honró a quien fuera director de la corporación de 2008 a 2012, disertaron los numerarios Marlen Domínguez, Roberto Méndez, Jorge Fornet y Nancy Morejón. La académica Cira Romero fungió como moderadora.

La Dra. Marlen Domínguez en su intervención, titulada “Fernández Retamar, con su perdón, lingüista”, se refirió a la inquietud del destacado intelectual cubano por el estudio de la lengua española. Destacó que en varios de sus textos, como “Sobre la escuela lingüística hispánica” y En la España de la eñe, podemos encontrar “reflexiones asentadas sobre problemas lingüísticos que a todos nos atañen”.

La obra poética de Fernández Retamar mereció la atención del Dr. Roberto Méndez, quien declaró que ante la noticia de la muerte del escritor volvió a sus versos y en su repaso encontró en ellos “la resistencia de esas obras que se resisten a ser incidentales y la coherencia de quien pudo edificar una arquitectura poética”.

Por su parte, el académico Jorge Fornet se refirió al gran pesador y analista de procesos literarios y sociales que fuera Fernández Retamar. Destacó, asimismo, que su obra, si bien no se puede disociar de la historia de la Revolución cubana, perdurará más allá del contexto en que alcanzó su plenitud, porque está instalada en el futuro.

La mesa concluyó con la intervención de la poetisa Nancy Morejón, quien declamó el poema de su autoría “Calibán y Roberto sobre un caballo de la Víbora” y compartió con el público asistente un texto que le escribiera a Fernández Retamar por su 85 cumpleaños.

Murió el académico Eugenio Chang-Rodríguez

Eugenio Chang-Rodríguez, Profesor Emérito del Queens College y del Centro de Posgrado de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY), murió el 4 de agosto después de una breve lucha contra el cáncer. Anteriormente había enseñado en la Universidad de Pensilvania. Conocido por su larga trayectoria académica e intereses interdisciplinarios, fue autor de numerosos artículos y libros publicados en España, Perú, Países Bajos y Estados Unidos.
Eugenio Chang-Rodríguez nació en Trujillo, Perú, el 15 de noviembre de 1924, hijo de Enrique Chang y Peregrina Rodríguez. Recibió títulos de pregrado de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y William Penn College. Continuó sus estudios en la Universidad de Arizona y la Universidad de Washington de donde obtuvo su doctorado (Ph.D.) en1955. El Dr. Chang-Rodríguez tuvo una reconocida trayectoria académica que resultó en unos cuarenta libros de los cuales fue autor, coautor o editor; principalmente sus investigaciones se centraron en la historia intelectual del Perú, así como en la lingüística. Sus publicaciones fueron reconocidas y apreciadas nacional e internacionalmente por la comunidad académica e intelectual. Recibió seis doctorados Honoris Causa, la Medalla de Honor del Congreso del Perú y la Orden al Mérito del Gobierno Peruano. Fue miembro fundador de la Academia Norteamericana de la Lengua, miembro de la Academia Peruana de la Lengua y de otras filiales de la Real Academia Española de la Lengua. Por su dedicación a estrechar los vínculos sino-peruanos, fue condecorado póstumamente con la orden “al mérito del servicio diplomático del Perú José Gregorio Paz Soldán” en el grado de Comendador. Durante su carrera académica, el Dr. Chang-Rodríguez enseñó como profesor visitante en prestigiosas universidades, dictó conferencias en las Américas, Europa y Asia, participó en congresos nacionales e internacionales, y por muchos años dirigió el Seminario sobre América Latina en la Universidad de Columbia.
Entre sus libros más conocidos está Latinoamérica: su civilización y su cultura, traducido al chino y al coreano, y utilizado como texto universitario en los Estados Unidos, Europa y Asia, y el Frequency Dictionary of Spanish Words, señera contribución al campo de la lingüística. A la publicación en 1957 de La literatura política de González Prada, Mariátegui y Haya de la Torre, le siguieron muchos libros, el más reciente se titula Víctor Raúl Haya de la Torre: bellas artes, historia e ideología (2018). Además de sus escritos, docencia y publicaciones, el Dr. Chang-Rodríguez fue miembro activo de sociedades profesionales, particularmente de la Asociación Internacional de Lingüística (ILA) que presidió en varias ocasiones. Se desempeñó como Ministro Consejero de la Embajada del Perú en Washington D.C., y representante ante las Naciones Unidas de la Liga Internacional de Derechos Humanos. Le sobreviven su esposa Raquel Chang-Rodríguez, Profesora Distinguida en el City College y el Centro de Posgrado de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, así como una hermana y numerosos sobrinos en Perú, España, Alemania y Estados Unidos.

La Asale presenta las novedades de la obra, que superan las 1.100

Tomado de EL PAÍS

Si usted abre ahora el Diccionario de la Lengua Española (DLE) en su ordenador o en el móvil, sepa que le puede dar un zasca a quien le miraba con displicencia por usar esta palabra, porque se ha incorporado al corpus de esta obra con tres acepciones, la más conocida: «Respuesta cortante, chasco, escarmiento». Es una de las peticiones de los hispanohablantes que las 23 academias de la lengua del español que hay en el mundo han aceptado incorporar al Diccionario. También sucede con una palabra muy coloquial y madrileña, casoplón, para llamar a las casas grandes y lujosas, que tanta envidia suscitan a quien no la tiene (eso no lo dice la acepción de esta palabra, claro).

Son solo dos de las 1.100 modificaciones de la 23ª edición del Diccionario de la Lengua Española, que han presentado este jueves el director de la Real Academia Española (RAE), Santiago Muñoz Machado; Paz Bataner, directora de la edición 24ª, prevista para 2026 -«que será renovadora, casi revolucionaria», según Muñoz Machado-, y Raquel Montenegro, directora de la Academia Guatemalteca de la Lengua. En esta renovación destaca la adición de 229 artículos, más 88 acepciones nuevas y 536 enmiendas, 284 de ellas relacionadas con acepciones, más las que afectan a lemas y etimologías.

Muñoz Machado ha desgranado algunos de estos cambios que, como apostilló Bataner, están desde este jueves en el DLE «porque han sido documentados, escritos, y llevan usándose ya un tiempo». Como mensajear: «Comunicarse por medio de mensajes escritos a través de un teléfono celular». O, en el ámbito medioambiental: arboricidio, «tala injustificada de árboles». Esta es una de las palabras que se usan ya habitualmente, pero que no habían entrado en el Diccionario, lo que también sucede con osteopatía o con sieso, para referirse a una persona «desagradable, antipática, desabrida».

Un caso aparte merece beatlemanía (con tilde) que, según Bataner, «es un caso que la Academia no lo tiene solucionado porque la primera parte mantiene el inglés» (no se acepta bítel, como sucedió con fútbol), «pero la segunda mantiene la forma española, con tilde». Una palabra mixta, hispanoinglesa. Mientras que del lejano latín se une una locución: annus horribilis, expresión que puso de moda la reina Isabel II de Inglaterra hace años por los quebraderos de cabeza que le daba la familia. La RAE también se ha mostrado sensible con los padres, al admitir cumplemés. En cuanto a enmiendas de una acepción, sobresale homeopatía, que pasa de «sistema curativo» a «práctica».

Para los futboleros: podrán decir con toda seriedad «centrocampismo», que se define, «en el fútbol y otros deportes», como la «táctica que favorece el juego en la zona central del campo». Aunque para los aficionados sea un bodrio de partido. Del fútbol a los toros, porque entra antitaurino. «Hay un movimiento social muy fuerte al respecto», apuntó Battaner, de los contrarios a «las corridas de toros o a otros espectáculos en los que intervienen estos animales». Una palabra que suscitó algún equívoco fue penthouse, que se usa en América y se recoge en cursiva para señalar el «apartamento o piso de lujo, generalmente con terraza, situado en la última planta de un edificio». No se trata, pues, de aceptar el nombre propio de una revista erótica, muy popular, que dejó ya de salir en papel.

Por supuesto, hay novedades que llegan desde la orilla atlántica del español, en este caso desde los campus estadounidenses: fraternidad, como «la asociación estudiantil, por lo general masculina, que habitualmente cuenta con una residencia especial». Junto a americanismos, entran españolismos, como bordería, cualidad que posee el «impertinente, antipático o mal intencionado». Y tres extranjerismos que empiezan por b: brioche («bollo ligero y esponjoso»), brochure («folleto impreso») y brunch, para ese cruce de caminos entre el desayuno y el almuerzo. Raquel Montenegro incidió en los americanismos, con palabras que, incluso, se pueden escribir de dos formas: «Muesli», en España, o «musli», en América, para el «alimento elaborado con una mezcla de cereales, frutos secos y otros ingredientes».

Curioso es el caso de «amá», cuyo uso sirve para llamar a las madres tanto en varias naciones americanas como en el País Vasco. Del folclore catalán se incorpora «casteller», para designar a cada una de las personas que forman una torre humana en festejos populares.

Con un Diccionario remozado, que se ha presentado en la penúltima jornada del XVI Congreso de la Asociación de Academias de la Lengua Española (Asale), que se celebra en una ciudad con tantísimas iglesias como Sevilla, entra en el corpus capillita, con dos significados, uno de ellos, para quien vive «con entusiasmo las actividades organizadas por las cofradías religiosas a lo largo del año y participa en ellas».

Para terminar, se suma una familia de palabras que podría usarse como trabalenguas para aprender el español, a la manera de «el cielo está enladrillado, quien lo desenladrillará…». Son desestructurar, desestructurado, desestructuración y desestructurador, cuyo significado no precisa demasiada explicación: lo que no tiene estructura.

Inauguran período de trabajo 2019-2020 becarios de la Academia Cubana de la Lengua

Este 5 de septiembre se produjo el encuentro entre los becarios salientes (Yurelkis Palacio Piñeiro, Gretel Gutiérrez Fuentes y Alain Serrano Riverón) y los que inician su labor en la Academia Cubana de la Lengua (Elisa García González, Loisi Sainz Padrón y Kelly Linares). Se reconocieron los resultados alcanzados en el período anterior y en particular la contribución al Nuevo Diccionario Histórico de la Lengua Española (NDHLE).

Entre las tareas en curso que continuarán los nuevos becarios se encuentran la de contribuir a la edición de DIDEA (Diccionario infantil del español-Academia Cubana de la Lengua), aplicar un programa informático con vistas a un futuro diccionacio infantil digital, habilitar un curso de redacción en línea, así como participar en cursos y talleres que se programan para este período lectivo.
Bajo la tutoría de los académicos Ambrosio Fornet y Elina Miranda, García continuará la investigación sobre la historia de la ACuL que viene realizando hace años. Por su parte, con la supervisión de la exbecaria Palacio, Linares se dedicará especialmente a la digitalización y revisión de DIDEA, y a la realización del programa radial “Al habla con la Academia”, como ya lo venía haciendo desde hace meses. Sainz continuará el trabajo de colaboración con el NDHLE.
Todas las becarias desarrollan líneas de investigación afines a la ACuL con vistas a sus trabajos de doctorado y participan colectivamente en la revisión del Diccionario de la lengua española (DLE), el Diccionario fraseológico panhispánico (DFP) bajo la tutoría del numerario Sergio Valdés y otros proyectos emanados de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE) y la Real Academia Española (RAE).

ACADEMIA CUBANA DE LA LENGUA

Ha fallecido en La Habana, a la edad de 89 años, quien fuera nuestro director de 2008 a 2012, el Dr. Roberto Fernández Retamar. Su legado como Maestro, en el sentido más alto del término, es extraordinario, no solo por el valor de la obra literaria que nos deja y en la que siempre vivirá, sino también por su coherencia ética, por su fidelidad a los más altos valores de la cultura cubana y latinoamericana, por su sensibilidad e inteligencia, por su bondad y vocación de servicio.

La obra literaria de Fernández Retamar es una de las más relevantes en nuestra lengua, realizada fundamentalmente a través de la poesía y el ensayo. Su poesía abarca numerosos títulos y alimenta desde siempre la mayoría de los textos en los que ha comunicado su fe de vida y el equilibrio de lo cotidiano y lo épico en su propia raíz.

Pensador de Nuestra América, sus ensayos abrieron nuevas perspectivas para la exploración de la identidad latinoamericana, de ahí su empeño en difundir e interpretar la monumental obra de José Martí, el más universal de los cubanos.

Su obra toda fija el paisaje esencial de este escritor que surge con sus hermosos poemas de afirmación civil y humana en los años cincuenta y alcanza su esplendor con la creación de una figura significativa para la comprensión de la estatura de la cultura continental como resultado de su reinterpretación de Caliban.

Más allá del ejercicio ininterrumpido de un oficio literario que alcanzaría más de seis décadas, Fernández Retamar desplegó en la segunda mitad de la pasada centuria, una labor importante como editor de libros y publicaciones periódicas, pero, sobre todo, su presidencia de Casa de las Américas resultó relevante en la consolidación y enaltecimiento de esta institución. Su quehacer docente en las principales universidades del hemisferio occidental, sobre todo en la Universidad de La Habana, lo sitúa en un lugar cimero de los estudios filológicos. Su práctica como crítico y profesor de literatura ha sentado cátedra en disciplinas tales como la teoría literaria y la historia de la literatura hispanoamericana cuyos cánones ha contribuido a gestar como pocos. Su filiación a una teoría de la literatura sin frontera alguna, confirma sus exploraciones y acercamientos a otros cuerpos literarios en diversas lenguas.

La obra de Retamar, por otra parte, ha trascendido a innumerables ámbitos y fue espejo de la inquietud moral e intelectual de varias generaciones de creadores quienes bebieron de su sabiduría y de su preciosa obra literaria. Preferida por los más jóvenes así como por los consagrados, la obra de Fernández Retamar ha alcanzado valores trascendentes que lo han colocado a la cabeza de la producción contemporánea en nuestra lengua.

JUNTA DE GOBIERNO
ACADEMIA CUBANA DE LA LENGUA